Coser para mi…

-Tapado New York-

Hace no mucho sólo cosía para mí cuando tenía tiempo. Hoy el tiempo me lo hago. Coser para mí se volvió un ritual en mi vida. Coser para mí significa hacerlo con el permiso de equivocarme. Coser para mí es un cable a tierra que me conecta con mi creatividad. Coser para mi es hacerlo sin prisa, disfrutando el proceso. Coser para mí es un mimo que me regalo a mi misma con la satisfacción de ver la prenda terminada. Coser para mí es tan importante como cualquier otra prenda hecha para alguien más. Coser para mí es quererme y disfrutar de lo que me gusta hacer sin pedirle permiso a nadie más que a mis ganas de hacer algo para mí.

La sastreria, Idea y Creación del Tapado

La sastreria en toda su inmensidad es de las cosas que más me gusta coser. Me gusta lo minucioso de los detalles de la molderia y cada técnica precisa que requiere la confección.

Aun que sea una vez al año, por lo general cuando asoma el invierno, saco a relucir los Paños de Lana, Velours y telas tejidas para dar vida a un nuevo tapado o sacón. Si bien la sastreria tiene muchas variantes de recursos y tipologías, me encanta estrenar este tipo de prendas adaptandola a las tendencias del momento.

El año pasado volví a visitar mi lugar preferido para comprar telas en New York, la famosa tienda Mood.

En mis «Horas» de recorrido, porque una sola hora no alcanza para peregrinar entre las infinitas góndolas de telas, me detuve en los tejidos de abrigo. Elegí 4 telas diferentes, pensando diseños para cada una de ellas y no tanto en el lugar que me iban a ocupar en la valija…

 

Mirá todo el Proceso de armado

Si me seguís en Instagram, sabés cuanto me gusta compartir el proceso de construcción desde la molderia hasta la costura del último botón.

De esa manera no sólo me animo a inspirar a alguien más sino que, de alguna manera me comprometo a terminar la prenda a golpe de mensajes de ánimos y de ansiedad por ver como queda terminada.

Si tenes curiosidad de ver el proceso de armado de este tapado te invito a verlo en mis historias destacada

 

Inspiración 

Tenía en mente varios modelos que podían ir bien con el diseño de la tela. Sólo tenía un corte de 2,5 metros. Una tela única que merecía un trato con amor y pensar bien que es lo que queria hacer con ella, por que una vez que entra la tijera en acción no hay vuelta atrás. Por eso, pedí ayuda a la comunidad de El Taller de Mariette de instagram para que me ayudaran a elegir en base a estilo de cuello, tamaño de solapas y largo modular. Estas fueron sus respuestas:

La Tela

La tela elegida fue un paño tejido, en apariencia en telar. Combina lanas de un color entre rojo y naranja furioso mezclado con un acrílico negro laminado que le da el destaque.

El desafio con la tela era cortar y que no se me desarme en el camino. Lo ideal hubiera sido entretelar la tela y luego cortar cada pieza del molde pero no tenía la cantidad suficiente de entretela así que decidi reservarla para las vistas, cuello, solapa y bolsillos.

Una vez cortadas todas las piezas, dicidí que lo más rápido y efectivo era pasar la overlock alrededor de cada una de las piezas. De esta manera iba a poder manipular y coser sin riesgo a que se deshilache.

En el delantero le coloqué a modo de entretela una tela fina de poliester que si bien no era la mejor era lo que tenía.

Algo similar me sucedió con la forreria. No contaba con una tela completa de la cual pudiera sacar toda la forreria del tapado. Tenía recortes de raso, satén y seda.

Tengo pendiente realizar otros dos sacos/tapados

con las otras telas que ves en la foto.

Algo similar me sucedió con la forreria. No contaba con una tela completa de la cual pudiera sacar toda la forreria del tapado. Tenía recortes de raso, saten y seda.

Dispuse los moldes sobre los distintos recortes de forreria para ver cual calzaba mejor. Opté por cortar el cuerpo, delantero y trasero en la seda liviana que es suave al tacto y las mangas, que no se iba a ver, las corte en raso. Así pude aprovechar los recortes que había acumulado de otros trabajos.

En épocas como las que estamos viviendo tenemos que aprovechar los recursos que tenemos, ser resolutivas y no limitarnos a esperar tener la mejor tela o la mejor máquina. Si mezclamos ingenio, con una pizca de creatividad y pasión podemos lograr prendas maravillosas.

Hilo, Agujas y Máquina de Coser

Para coser el paño de lana usé una aguja universal  n° 12 y para la forreria al tratarse de una seda fina para evitar desgarros usé una aguja Microtex n°9.

Todo el tapado lo cosí con hilo de poliester negro y máquina familiar. Excepto cuando surfile los bordes de las piezas con overlock para lo cual utilicé hilo de poliester en las agujas e hilo de Nylon en el crochet de la máquina.

Tipos de Costura 

Para la unión de las telas realicé una costura recta normal con una puntada de 2.8 de ancho para la lana y de 2.5 para la seda. Siempre conviene probar la puntada en un pedacito de tela para verificar que la aguja, hilo, tela, puntada y tensión sean compatibles.

Si no hubiera conseguido la forreria sin dudas hubiera optado por los beneficios de la terminación de costura hong kong para el remate de las costuras.

Cuando estaba realizando el corte de la tela tuve un accidente con una de las copas de la manga. Por debajo la tela estaba mal cortada y en consecuencia a mi manga le faltaba un pedazo. Tenía dos opciones: completar con una tela a contratono, pensaba en una cuerina, o sacar el faltante de uno de los retazos que me habían quedado del corte ya que no tenía más tela. Después de analizarlo opte por el recorte en la misma tela a contrahilo ya que la cuerina era más gruesa y al tratarse de la copa me iba a dificultar el embebido a la hora de la costura.

La Molderia y el Diseño

Ya con las sugerencias y el diseño final en mente me puse a realizar la molderia. Un tapado lleva muchas piezas y varias cuestiones que tener en cuenta en el trazado para que luego el calce sea perfecto o tengamos que hacer apenas algunos retoques.

Cómo siempre primero planteo los moldes en «Mi Diario de Costura» para después trasladar las medidas al molde real.

La ventaja de poder hacer tu ropa es que podemos adaptar cualquier tipo de prenda a nuestras medidas. Conocer las líneas de tu cuerpo, lo que te queda bien y en donde tenés que hacer ajustes, facilita el trazado de la molderia.

Pero para eso tenemos que partir de una base que sabemos que nos va a permitir realizar transformaciones con seguridad. Sabiendo de antemano que la prenda nos va a quedar bien.

En el sistema de molderia que yo utilizo, comienzo con el trasero base (en mi caso del talle 44), retoco cada una de las líneas para dar lugar al diseño elegido y con ese trasero transformado realizo las modificaciones para el trasero.

De esta manera se que en el momento de la costura todas las piezas me van a coincidir.

El Armado

Cuando armamos cualquier tipo de prenda siempre conviene comenzar por lo más complejo o aquello que más pasos tiene. En este caso se tratataba de los bolsillos.

Primero marqué la ubicación de los bolsillos para que queden a la misma distancia en ambos lados del tapado.

Realicé un bolsillo ojal al que luego le agregué la tapa.

Continue con la confección del cuello uniendo una de las piezas cuerpo principal y la otra pieza a la forreria.

Una vez que tenía los bolsillos terminados y el cuello unido, previa costura de la manga, sólo tenía que enfrentar derecho del cuerpo con derecho de la forreria para unir ambas piezas.

Las terminaciones del dobladillo y el puño de las mangas las realicé con puntadas escondidas a mano.

 

Si me seguís en Instagram, sabés cuanto me gusta compartir el proceso de construcción desde la molderia hasta la costura del último botón.

De esa manera no sólo me animo a inspirar a alguien más sino que, de alguna manera me comprometo a terminar la prenda a golpe de mensajes de ánimos y de ansiedad por ver como queda terminada.

Si tenes curiosidad de ver el proceso de armado de este tapado te invito a verlo en mis historias destacadas.

¿Te gustó la propuesta? ¿Te animás a hacer el tuyo? ¿Te da miedo la sastreria? Te leo en los comentarios!

Mariel.

 

Si te gustó este articulo compartilo!

X